Alimentos para pensar

Actualmente, un gran conjunto de pruebas científicas sugiere que la dieta desempeña un papel clave en el mejoramiento de la memoria, si se están recibiendo los nutrientes correctos.   El organismo requiere de un gran número de diferentes vitaminas y minerales para producir un potencial  cerebral óptimo.    Además de estos nutrientes el organismo necesita carbohidratos, proteínas y ácidos esenciales para lograr un adecuado funcionamiento del cerebro.  Los alimentos que proporcionan estos grupos clave de nutrientes que eleven la actividad cerebral son vitales para mejorar las habilidades de concentración y aprendizaje.    En el caso de los estudiantes de cualquier edad, comer los tipos adecuados de comida puede producir una impresionante mejoría en su salud y en su desempeño mental.
La fuerza de la mente
Antes que nada el cerebro necesita energía.   Aunque pesa solo 1 kilo y medio, consume el 25% del total de la energía corporal.   Esta energía se emplea para alimentar el flujo continuo de impulsos eléctricos y la comunicación entre las células nerviosas.   A diferencia de otros órganos el cerebro no almacena energía, por lo que para funcionar necesita un suministro constante de dos importantes combustibles: oxigeno y glucosa.  El oxigeno se suministra atreves de la respiración, y la glucosa que es un azúcar se encuentra en los alimentos.
Alimentos óptimos
Puede considerarse que los alimentos que suministran los grupos clave de nutrientes necesarios para un optimo funcionamiento del cerebro estimulan el coeficiente intelectual, reconocer estos alimentos es de gran beneficio.
Pimiento rojo
Es una versión madura del pimiento verde y el tiempo adicional que toma para madurar aumenta el contenido de sus nutrientes. Tanto los pimientos rojos como los verdes son ricos en vitamina C, que son nutrientes antioxidantes y protectores, y en betacaroteno, que es un precursor de la vitamina A.  Los pimientos  de buena calidad son frescos y firmes, tienen una apariencia brillante y carne gruesa, también contiene sodio y potasio
Cebolla
Es uno de los primeros alimentos que se hizo famoso por curar los resfriados, y de hecho, se creyó que poseían poderes sobrenaturales en el antiguo Egipto.   Por su contenido en flavonoides protege las células del cerebro y a los nervios contra los radicales libres.  El olor de las cebollas es causado por un vapor aceitoso que contiene azufre, cuando este volátil aceite se inhala, puede ocasionar que lloren los ojos, pero el azufre de las cebollas ayuda a que el cuerpo se deshaga de toxinas que pueden ocasionar pensamientos nebulosos y poco claros.   Las cebollas también estimulan la actividad de los aminoácidos en el cerebro y en el sistema nervioso, al ayudar en la conversión de aminoácidos a neurotransmisores.
 
Brócoli
Es un miembro de la familia de las coles y es un alimento ideal: está compuesto de 90 por ciento de agua, esta colmado de vitaminas y minerales y, como si fuera poco, contiene muy pocas calorías.   El brócoli es otro alimento que combate los radicales libres, protegiendo las células del cerebro y del cuerpo del daño por la oxidación.   Además de proporcionar un generoso suministro de flavonoides, el brócoli es una rica fuente de hierro, calcio, potasio, vitamina C.   Cuando se compra brócoli hay que escoger el más oscuro Y  cocinarlo tan solo ligeramente para conservar las preciadas vitaminas de esta verdura
 
Betabel
El betabel es un alimento excepcional para el cerebro por que contiene bastantes nutrientes importantes para él.   Para producir energía el cerebro necesita carbohidratos y oxigeno.  Los betabeles son carbohidratos listos para usarse, además de que proporcionan una fuente de hierro (especialmente útil para los vegetarianos), que ayuda a las sangre a trasportar oxigeno al cerebro.
El color morado intenso del betabel (remolacha) se debe a la presencia de antosianidinas.   Ellas protegen las delicadas membranas de las células del cerebro, haciéndolas más receptivas a los mensajes de los neurotransmisores.     Los betabeles también son ricos en los siguientes minerales: sodio, potasio, calcio y fosforo, importantes para una buena salud mental, pues trabajan en conjunto para producir y transmitir neuromensajes.
El betabel (remolacha) fresco y cocido contiene la mayoría de nutriente importantes; evite las variedades en escabeche que son más bajas en minerales.
Al escoger betabeles frescos, hay que buscar que tengan raíces gruesas, que sean firmes y suaves, y evitar los que muestran signos de descomposición.
Frijoles
Son una valiosa fuente de proteínas, especialmente para los vegetarianos.   Sin embargo, puesto que son ligeramente bajos en aminoácidos, no pueden considerarse una proteína completa, como la carne o el queso.  No obstante, puede usarse arroz integral, para complementar los frijoles y crear un nutritivo sustituto de la carne.      Los frijoles también suministran minerales sinergéticos, como magnesio, fósforo, hierro, zinc y manganeso, que se necesitan para trabajar con los aminoácidos en la construcción de los mensajeros del cerebro.   El rico suministro de carbohidratos de los frijoles proporciona al cerebro energía para hacer trabajar a todo el sistema.
Nueces y semillas
Estas poseen una gran cantidad de nutrientes.   Pero aun lo mas importante, son una rica fuente de proteínas, minerales y ácidos grasos omega 6, que es uno de los grupos de ácidos grasos esenciales, que emplea el cerebro para fabricar sus mensajeros.   Puesto que cada nuez y semilla tiene una combinación única de nutrientes, es importante comer una mezcla de tipos diferentes para lograr los máximos beneficios para la salud.
Las almendras son la mejor opción pues tiene pocas grasa saturadas,  son ricas en aceite omega 6, tienen suficiente proteína y vitamina E, y son particularmente ricas en calcio.   Las avellanas también son otra opción: tienen menos aceites omega 6 que las almendras, pero el doble de manganeso que cualquier otra nuez.
Las nueces de Brasil y las nueces de la india tienen muchas grasas saturadas y deben comerse en pequeñas cantidades.   Los cacahuates (maní) si bien son altos en proteína, también son altos en grasas de manera que es mejor evitarlos o comerlos con moderación.   Las nueces y las pepitas de calabaza, son especiales pues contiene aceites omega 3 y omega 6 que por lo general solo se encuentran en pescados.   Las semillas de ajonjolí contienen mucho zinc, mientras que las semillas de girasol son ricas en magnesio y vitamina E.
La mayoría de las nueces y semillas también tiene muchas grasas saturadas indeseables, por lo que un pequeño puñado diario puede suministrar nutrientes importantes sin demasiada grasa
Carnes magras
El cerebro requiere de un buen suministro de todos los aminoácidos a fin de fabricar neurotransmisores clave.   Solamente loa alimentos ricos en proteínas pueden proveer estos aminoácidos y, como la carne contiene los ocho aminoácidos esenciales, se clasifica como proteína completa de buena calidad.
La porción de grasa de la carne no contribuye a la salud humana ni del cuerpo, ni del cerebro, y toda la proteína se encuentra en el musculo magro.   Por eso es importante buscar carnes sin grasa como la pechuga de pollo sin piel.   El cordero tiene más grasa saturada que el pollo, pero contiene tres veces más hierro y cinco veces más zinc que el pollo.   La regla general es comprar cortes de buena calidad de carnes magras, así que hay que escoger los cortes de res menos grasosos y quitarles toda la grasa visible.
 

Tags: No tags

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *