Chucherías: bombas calóricas

Difícilmente haya quien se resista a las tentadoras “chucherías” “chuches”, como popularmente se les llama a las golosinas en muchos países de Latinoamérica. Sus atractivos colores, formas y sabores, atraen tanto a los niños como a los adultos.
Actualmente uno de los mayores problemas alimentarios y nutricionales en la infancia es el consumo de chucherías. Estos alimentos de escaso o nulo valor nutricional que se toman a cualquier hora, están compuestos principalmente de azúcares simples (como fructosa, glucosa y sacarosa), aditivos, colorantes artificiales y potenciadores de sabor.
El término chuchería significa “alimento corto y ligero, generalmente apetitoso”, según lo define la Real Academia Española. El concepto engloba a los siguientes alimentos: dulces, caramelos, chocolates, papas fritas, churritos, confites, bombones, chupetes, batidos, helados, zumos, gaseosas, galletas y bollería, entre otros.
Las chucherías se consideran “alimentos vacíos” y constituyen verdaderas bombas calóricas grasosas o azucaradas. Por ejemplo: una bolsa de patatas fritas pequeña (44 g) contiene 250 calorías; 100 g de gominolas (o gomitas) contienen 360 calorías; una barrita de chocolate con galleta (de 21 g) aporta aproximadamente 110 calorías; y 100 g de cacahuetes pelados aportan más de 600 calorías.
El abuso en la ingesta de chucherías es perjudicial para la salud, especialmente para la salud infantil. Su consumo produce adicción, inapetencia, caries, alergias, obesidad y atragantamiento. Entre otras consecuencias no deseables, los chuches o chucherías aportan a la dieta diaria del niño elevados índices de azúcar refinada, que incide en el grado de hiperactividad y agresividad de los menores.
Aunque las chucherías no son recomendables, es difícil evitar que los niños las consuman, por ello se recomienda a los padres explicarles la razón por la cual no es bueno para su salud comerlas y evitar que las tomen todos los días. No obstante pueden permitírseles de vez en cuando, no olvidando que son niños y que están rodeados de amiguitos que las consumen a diario en la escuela.
Actualmente existen chucherías sin azúcar o mejor dicho, elaborados con sustitutos de azúcar, las cuales son consumidas especialmente por adultos que cuidan su figura. Sin embargo, debes saber que muchas de ellas tienen efectos laxantes, por lo que al consumirlas en exceso pueden provocar dolor abdominal y diarrea.

Información básica no exhaustiva proporcionada con fines meramente informativos. Para ahondar con mayor profundidad sobre información relativa a herbolaria, dietas, sustancias o terapias de salud natural pregunte a su médico o consulte publicaciones científicas especializadas. Dienut, no se responsabiliza de ningún daño o problema relacionado con la utilización de sustancias, dietas o tratamientos naturales, su uso será responsabilidad absoluta de quien las usa, consuma y prescriba. Consulte a su médico antes de tomar cualquier tratamiento o sustancia. La información de este sitio No sustituye la atención médica y la consulta con profesionales en el área de salud. Consulte a su médico antes de iniciar cualquier tratamiento, dieta o programa físico.

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *